No hay nada que contar




Camine por la acera camino a casa, mientras pensaba en las palabras que metros atrás había escuchado en boca del señor Gomez, un hombre de la tercera edad con canas escasa, barba alargada y lentes , el se encontraba sentado con una manta en las piernas para cubrirse del frió helado de la estación , -invierno eterno , frió escenifico -pensé al verlo antes de oírle hablar a su joven nieto quien se encontraba sentado , con actitud decaída.

"El tiempo nos cocina lentos, con el tiempo nos hace perfectos"

Esas fueron sus palabras que cruzaron por mi sin darle tanta importancia hasta hace unas horas atrás , después de oírle decirle esas palabras con tono de consolación camine un par de calles mas hasta la mía , la noche cubría con su oscuro manto todo a lo lejos solo la soledad de la noche deseándome buenas noche con su toque escalofriante de diario, al llegar a casa .

Cene poco después de mi llegada, -macarrones con queso-pensé ilusionado al oler el aroma cautivado saliendo por la cocina , sin duda eran macarrones , podía reconocerlos a metros , la cena fue amena acompañada de mis padre y hermano menor , las charlas no se hicieron esperan mucho , cada quien con lago diferente y curioso que narrar pero yo , yo aquella noche no , no tenia cosa alguna que contar al llegar mi turno , después de que mi madre me preguntara sobre mi día , hubo un silencio incomodo ante mi demora , pude sentir un poco de tensión durante este lapso

-anda cuenta lo que sea!-exclamo Nick , mi hermano menor al cual le llevo un año de diferencia, y pensé -¿Lo que sea?- hasta ese momento de mi vida lo comprendí que nada en esta vida es "lo que sea" , todo tiene un motivo para existir en el lugar y tiempo y de nuevo se me vino a la mente aquella frase de consuelo del señor Gomez y ante mi colapso de pensamientos en el que solo mi mente se enfoco en ello tenia que hacer algo y mi cuerpo reacciono

-Tengo que tomar aire-comunique y salí de ahí dejando la casa y entrando al patio delantero , me senté en las escaleras con las piernas juntas y comencé a ver mi alrededor, la soledad me acompaño cobijarme con la oscuridad , mire al cielo para ver las estrellas escasas de aquella noche , la luna blanca alumbrando como una llama de fuego en la oscuridad eterna del infinito aislado y me ahogue en mi mente una ves mas , ¿en realidad mi vida siempre había sido interesante?, ¿es que acaso el tiempo nos cocina lento y nos hace perfecto?

-No lo creo-susurre y entre nuevamente a la casa , pase por la sala sin decir nada , subí al cuarto y tome la guitara para tocar algunos acordes melancólicos mientras ordenaba mi mente , no podía dar crédito a los nuevos pensamientos surgiendo en mi y ellos empezaron a trasmitirse en un papel poco a poco y me pregunte nuevamente dos cosas

¿Que sera de mi voz?¿Se callara ?¿o gritara la verdad?, ella se había apagado pero los pensamientos empezaban a hablar frenéticamente dándome nuevas expectativas , mi vida era normal como cualquiera , si no había nada que contar aquella noche era solo por una razón.

Tenia que contar cada cosa de mi día todo contaba , todo tenia sentido al final , todo se enlazaba , todo era de valor y digno de contar y como oi pronuncia al señor Gomez, baje a la sala con la frase en mi mente me pare en medio y abrí los labio un poco para relamerlos antes de hablar

-Tengo todo que contar.

Entradas populares