Mira Detrás de Ti





Era Inglaterra, se acercaba la víspera de navidad a escasos días, mi hermana <<Ema>> y yo habíamos ido a la plaza a mirar los apagadores en busca de un buen regalo de navidad para vuestra madre en forma de agradecimiento por todo lo que nos había dado desde que nuestro padre nos abandonó cuando yo apenas era un bebe, caminamos por un buen rato por separado hasta llegar a un loca donde nos estuvimos un instante para decirnos que habíamos encontrado, hasta ese momento nada había sida de nuestra atención , así que decidimos separarnos nuevamente hasta tarde, yo camine por mi sendero plagado de gente con bolsas de regalos en los brazos hasta ya no poder , muchos de los presentes incluso veía como se detenían para organizarse y poder llevarse a casa todo lo que habían comprado, eso me ponía algo triste sinceramente, ya que mi familia no se podía permitir esos lujos , nuestras navidades se basaban en un cena común como cualquier otra , no ofrecíamos una lujosa y exquisita cena llena de ensalada de manzana , lomo ahumado o pavo , mi madre cocinaba lo que se ofrecerá en el momento , quizás pasta con albondigón seria suficientemente bueno y delicioso, o incluso un emparedado seria satisfactorio, platicaríamos sobre proyecto que quisiéramos realizar a inicios del próximo año e incluso bromearíamos sobre nuestros anhelos, seria tan sencilla la velada que no habría nada mas perfecto que estar junto a mi madre con su cabellos largos y negros recogidos, piel tersa y un poco pálida con sus hermosos ojos verdes adornando su mirar.

Momentos después que camine aun mirando a los demás en sus compras pase por una librería que extrañamente me llamo la atención a decir verdad nunca había leído un libro por curiosidad alguna, en realidad lo detestaba y mi desprecio por la lectura se incremento aun más después de ese día , mire a lo lejos la librería y reafirmo no se por qué decidí entrar a ella , camine con deprisa y entre , escuche un silencio al entrar , un silencio único que puede ocasionar la sensación de pesadez en tu cuerpo, camine un poco entre los libros como si sintiera que algo me observara a lo lejos gire con rapidez pues la sensación la había tenido desde que había entrado , al girar note por unos segundo a un señor de gabardina larga y negra con un sombrero bombacho puesto, a pesar de lo lejos que estaba pude notar una sutil sonrisa fijada a mi , trate de no darle mucha importancia y ladee la cabeza confundido por unos segundos, al detenerme mire nuevamente hacia aquel punto donde lo momentos antes estaba el señor de la gabardina pero este había desaparecido, estúpidamente no le tome importancia al momento y continúe mirando los libros hasta que sonó mi celular dentro del bolsillo derecho , lo tome rápidamente ante la mirada de fastidio de la encargada del lugar , mire el mensaje “pasillo central #569” decía, era un mensaje de Ema , al parecer había encontrado algo interesante que regalarle a mi madre así que sin prestar atención tome del estante el libro equivocado al que había mirado con deseos de comprar, Salí de la librería y corrí rápidamente hasta el lugar, al llegar mire a mi hermana a afueras de una tienda de antigüedades donde exclusivamente su mirada estaba posada sobre un aniño de rubí rojizo tallado en plata y madrera –¿un aniño antiguo?- me cuestione a verlo ahí, aunque debo admitir era precioso no era algo que me agradara del todo para mi madre pero el precio era muy accesible para nosotros dos así que acepte y sin dudarlo lo adquirimos , al llegar a casa notamos la cerradura forzada y un vidrio roto , lo cual no alarmo , abrimos la puerta , y tome lo primero que encontré cerca para defendernos , aquel objeto un palo de escoba.

-¿Mama?- pregunto mi hermana con temor pero el silencio se había apoderado del lugar entre la oscuridad-¿Mama estas ahí?-pregunto una ves mas, mientras caminamos por la sala entre la penumbra hasta que escuche unos pasos en las habitaciones de arriba y sin pensarlo corrí por las escalera para poder atrapar a quien hubiese entrado a la casa pero antes le pedía a mi hermana ocultarse en el armario.

Cuando llegue a las habitaciones abrí cada una de ellas , primero fue mi habitación , entre con temor he indefenso pero no había nada , tome un bat aprovechando el momento y Sali para mirar en las demás habitaciones peor no fue hasta la de Ema, al salir note su presencia entre la oscuridad de la noche apenas reluciente entre las sombras , solo un pequeño rayo de luz lo hacia sobresalir era una perfecta y perturbadora silueta quieta ante mi sorpresa era el, aquel señor de la librería vestido de gabardina negra se encontraba a unos metros lejos de mi el sostenía un libro en la mano derecha que me señalo momentos después de que fijara mi atención en el , di un paso hacia el sin decir nada hasta que un grito desgarrador de miedo, y asombro salió de mi hermana, sin pensarlo corrí hacia ella bajando con rapidez las escaleras hacia la cocina donde mi hermana se encontraba incada con las manos juntas y llenas de sangre , la sangre era de nuestra madre, su cadáver estaba en el suelo detrás de la barra que dividía a esta de la sala , sus mirada se había apagado por causa de la sangre perdida , ella se había suicidado clavándose un cuchillo en el pecho. Tome en mis mano a mi hermana para tranquilizarla mientras llamaba al 911, a su llegada se llevaron el cadáver y días después fue enterrada, como era de esperarlo , Ema y yo éramos los únicos presentes en su entierro pero nuevamente sentí la mirada frívola de alguien a lo lejos detrás de nosotros pero no se encontraba nadie cerca pero la mirada estaba clavada en nuestras espaldas mientras la tierra cubría el ataúd de mi madre.

Entradas populares