Estoy solo...?

No sé porque estoy escribiendo esto. Podría publicar esto en un millón de lugares diferentes, pero no importa, todavía no hay nadie aquí para que lo lea, nadie para escuchar mi historia. Sin embargo, esta podría ser mi última oportunidad de hacer esto, así que lo haré. La sensación no va a desaparecer, están viendo y están más cerca cada segundo, pueden sentir mi terror. Y sé que lo están disfrutando.

Ya han pasado casi 6 meses desde que todos desaparecieron, y me refiero a todos. Desperté un mañana para ir a la escuela, ese día mi despertador no había sonado, inmediatamente me fije en la hora, las clases habían empezado hace 3 horas, tal vez golpeé la alarma del reloj casi dormido y seguí durmiendo, me pasa a veces. ¿Porqué mis padres no me despertaron? Probablemente fueron a trabajar temprano.

Usualmente tomo un tren para ir a la escuela, ya que es la forma más rápida de llegar allí. No vi a nadie camino a la estación, pero vivía en una zona bastante tranquila de la ciudad, así que no le tome tanta importancia a la soledad de aquel día. Cuando llegue a la estación, no había nadie en el lugar, era extraño, debían haber al menos dos o tres personas esperando el tren, incluso a esa hora del día. Me cruce de brazos, era un día bastante solo, sucedía a veces también.

Después de una larga tiempo, el tren no venia, no recuerdo cuanto estuve esperando, pero yo estaba cada vez mas frustrado. Decidí caminar hacia la escuela, después de todo solo era una caminata de 20 minutos si caminaba bastante rápido, al fin y al cabo llegaría tarde a la siguiente clase de todos modos.

No vi a nadie camino a la escuela. Después de una larga caminata llegue, pero, tampoco había nadie en la escuela, el edificio estaba abierto y con luz. Creí que todos estaban en clases, pero los salones estaban vacios, cada salón del edificio, algunas puertas estaban abiertas, algunas cerradas, pero no había nadie allí. Revise en la sala de profesores, y estaba vacía.

Trate de llamar a uno de mis amigos para saber que pasaba, sin respuesta. El teléfono marcaba pero no había respuesta alguna. Trate de llamar a otro, la misma situación. Termine llamando a toda la gente que conocía de la escuela, y nunca hubo respuesta.

Me apresure en ir al centro comercial más cercano, estaba vacío, el edificio normalmente lleno de vida, completamente vacío. Las tiendas estaban abiertas, las luces estaban prendidas, la música se reproducía, las pantallas de información estaban funcionando. Lo único era, que no había nadie paseando por el centro comercial.

Era como si toda la gente hubiera desaparecido.

Trate de llamar a mis padres, pero al igual que con la gente de la escuela, no obtuve respuesta. El día entero no vi a ninguna persona viviente, los únicos autos que vi fueron algunos que estaban estacionados. Tampoco había animales, todo estaba tan tranquilo y solo. Todo funcionaba, luces, televisiones, radios, computadoras. Lo extraño es que en las televisiones no había ningún programa, incluso el internet funcionaba, cualquier sitio funcionaba, cada chat estaba abierto, solamente no había nadie allí.

Ningún canal en la televisión mostraba algún programa, algunos solo mostraban las mismas noticias una y otra vez, nada en internet se actualizo, nadie se conecto, nadie contestaba el teléfono.

Me volví loco, no recuerdo mucho de los primeros días, solo la sensación de terror e inimaginable soledad. No dormía mucho, no comía en absoluto, solo me senté en mi casa, esperando a que alguien viniera, que alguien me llamara, que se escuchara un auto pasando, esperando que esta pesadilla terminara. Nunca paso.

Llego el ida en que me hice a la idea de que nadie iba a venir, y que tenía que levantarme y comer al menos. Y comí, todo lo que me encontraba, tuviera la fecha vencida o no, comí y comí, y por supuesto también llore. No había alguna señal en ningún lugar, ojala que hubiera alguien aunque fuera una persona en cualquier parte del mundo.

Pero todo, todavía estaba vacío.

Finalmente me acostumbre, me tomo un tiempo, pero empecé a salir. Al principio trate de visitar a amigos, buscar gente, pero nadie. Pronto me di por vencido, en poco tiempo me di cuenta que necesitaba más comida de la que tenía en casa, empecé a saquear las tiendas, solo lo que necesitaba primero, después empecé a saquear otras cosas, dulces, bebidas, ropa.

Tal vez un mes se fue, y en ese tiempo llegue a acuerdos con mi vida y acepte el hecho de que no había nadie más en el mundo, así que hice lo mejor de mi vida. Empecé a divertirme, ese tipo de diversión que podrías imaginar si tuvieras todo el mundo para ti solo. Saqueé tiendas, todo lo que mis manos se encontraran, dormí en camas de mueblerías, jugué videojuegos con las más grandes pantallas que las tiendas de electrónica podían tener, rompí todas las piezas de porcelana que me encontré, arrase por los centros comerciales, dejando atrás una huella de destrucción. Extrañaba mi antigua vida, pero disfrute lo mejor de esta.

Me estaba relajando en casa un día, escuchando algunos álbumes de música que había traído, cuando de repente escuche un extraño ruido afuera, no puedo describirlo bien. Era como si alguien me llamara, no estoy seguro si realmente lo escuche, solo lo sentí.

No dude en fijarme por la ventana, lo que vi afuera me asusto realmente, era alguien o algo, la silueta de un hombre, sin embargo, era de alguna manera… malo. Era totalmente negro, como si fuera una sombra sin alguien que fuera dueño de ella. Parecía que succionaba la luz de los aparatos alrededor del. No habían características que ver, sin ropa, sin piel, sin rasgos faciales, solo era una masa negra que de alguna forma yo sabía que era un hombre.

No podía mirar directamente a él, sin embargo, no podía apartar los ojos de él. Cada segundo que lo mire estaba más cerca, aunque no se moviera, cada segundo sentía que me agarraba más cerca a el, y a pesar de eso, me quede donde estaba. La única característica que pude reconocer fueron los ojos. Dos puntos verdes y brillantes que de alguna manera eran ojos, yo lo sabía, porque ninguna mirada me había sido tan penetrante, tan paralizante, tan terrible. Se sentía como si la mirada chupara mi vida fuera de mi.

Me hablo, no con palabras, ni con señas o gestos. Solo lo mire y sabia lo que decía.

-Se supone que no deberías de estar aquí.

De repente desperté, había pasado un día, quizás dos, pero, desperté gritando, sudando, en mi propia cama, tenía que ser un sueño, estaba solo, no había nadie más en el mundo, ¿Dónde podría aparecer una criatura así mas que en un sueño?

Seguí adelante, al principio "el sueño" me seguía preocupando, se sintió muy real, pero no podía haber sido verdad. Con los días me fui olvidando de eso, incluso me reí de mi mismo por pensar que había sido cierto.

Al pasar de los días, había una sensación constante de presión en el aire, era como una tormenta que nunca llego.

Hoy ocurrió otra vez, la sensación me llamo mientras me iba a dormir, me dijo que me acercara a la ventana. Tenía mucho miedo para moverme, sin embargo, mis piernas lentamente se movieron. Una sensación de horror y desesperación se apodero de mi. Las lagrimas fluyeron de mis ojos mientras mis pies sin querer me llevaban a la ventana, no había nadie, la calle estaba vacía como siempre, y a pesar de eso la sensación no se iba. Me sentí como si hubieran un millón de ojos centrados en mi, estaban aquí, me estaban mirando. Sentí como muchas voces al mismo tiempo me hablaron, si, como en "el sueño" y estas decían,

-Hemos venido por ti.

Eso fue hace dos horas, la llamada paro, las miradas no. Estoy escribiendo esto ahora, por que se que es la última vez que podre hacerlo. Están acercándose cada segundo.

No estoy seguro del porque estoy escribiendo esto, tal vez hay alguien como yo en algún rincón del mundo, tal vez alguien pueda leer esto, y si alguien lo hace, tengo que decirles.

Están aquí.




Entradas populares